© 2016-2019 por J. Sergio del Campo Olaso.

Órgano de Nuestra Señora de la Asunción de Pamplona

Disposición de registros

Gran Órgano                                              

Bordun

Principal

Viola da Gamba

Concert Flöte

Oktave

Rhor Flöte

Sp. Oktave

Rausch Quinte (2 f)

Mixtur (3 f)

Trompete

 

Pedal

 

Contra-Bass

Sub-Bass

Oktave Bass

Violencello

Echo Bass

Posaune

 

Dos teclados manuales de 56 notas (C-g5) y pedalero de 30 notas (C0-f).

Acoplamientos y recursos: I/P, II/P, II/I, Octavas Agudas II/I y Octavas Graves II/I; Combinaciones libres y fijas (p, mf, Tutti y Anulador); Piano Pedal automático; Rodillo de Crescendo, Expresión al II y Trémolo al II.

Diapasón: 415 Hz. a 15º C y una presión de 95 mm.

Recitativo

 

Geigen Principal

Bordounal Flöte

Quintaton

Aeoline

Prestant

Travers Flöte

Quinte

Piccolo

Sharf (2-3 f)

Tuba Cantabile

 

 

8'

8'

8'

8'

4'

4'

1⅓'

2'

½'

8'

 

16'

8'

8'

8'

4'

4'

2'

2⅔'

2'

8'

 

16'

16'

8'

8'

8'

16'

 

Historia

 

El órgano fue construido por Johannes Klais, Bonn, Gegr. 1882 Orgelbumeister op. 696. Data de 1931 según la inscripción original que se puede observar en la consola del órgano. El instrumento fue donado por la parroquia de San Nicolás de Wipperfürth, próxima a Colonia (Alemania). Dicha Parroquia quería retirar el instrumento para poner en su lugar otro de mayores dimensiones y de transmisión mecánica. Varias instituciones religiosas se interesaron por el mismo, pero al final desistieron de la idea. Al enterarse también el Orfeón Donostiarra de las intenciones de la Parroquia, se interesó por el órgano, pero debido a la elevada cantidad pedida por los propietarios, desistieron de la idea. El instrumento solamente sería donado a condición de que fuera destinado al culto católico. Después de sortear múltiples obstáculos, la Diputación Foral de Navarra a través de su departamento de Cultura, envió a los órganeros Hermanos Usabiaga de Hernani a Wipperfürth para evaluar el órgano. Al emitir éstos un informe positivo del instrumento, se decidió trasladarlo a Pamplona. Entre las peticiones que se formularon para colocar el órgano, aparte de la de la Parroquia de la Asunción, se encontraban las siguientes: Catedral de Pamplona, Huarte-Arakil, Iglesia de San Pedro de Olite... Al final el instrumento se le adjudicó a la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción por motivos técnicos y pastorales. El concierto  inaugural del preciado instrumento tuvo lugar el día 22 de enero de 1983 bajo las interpretaciones del organista Luis Elizalde.


                                                

 

Restauración

 

Los principales problemas que afectaban al funcionamiento general del órgano estaban causados esencialmente por la fatiga y el envejecimiento de las pieles utilizadas para el guarnecido de la fuellería y de las múltiples piezas de la compleja maquinaria neumática. Gran parte de las almohadillas neumáticas se encontraban deterioradas, por lo cual era casi imposible mantener regulado el sistema neumático con la permanencia requerida. Por ello, se sustituyeron sistemáticamente todas las almohadillas del órgano sin excepción, por encontrarse éstas en muy malas condiciones. Era la única manera de eliminar las irregularidades y garantizar la respuesta de las transmisiones tanto de notas como de registros, y con ello el buen funcionamiento del instrumento.

 

Inicialmente se apeó toda la tubería para proceder a su limpieza y reparación. Una vez que el órgano quedó despejado interiormente, se procedió al desmontaje de todo aquello que era necesario reparar, en general todos aquellos elementos que contenían partes guarnecidas con piel, principalmente pertenecientes a las transmisiones neumáticas. En esta fase de los trabajos, las partes que se desmontaron sistemáticamente para su restauración fueron las siguientes: las costillas de los secretos para sustituir todas las almohadillas; la máquina neumática alojada en el interior de la consola, para sustituir la piel de todas las palancas neumáticas; y la fuellería, junto con sus portavientos y quita-golpes.

 

Dado el estado aceptable de los secretos, estos no fueron desmontados. Únicamente fue necesaria la revisión de las válvulas que se alojan en su interior, y la sustitución o reparación de aquellas que se encontraban deterioradas por motivo del desgaste, suciedad, oxidación, agarrotamiento, etc. No obstante, la parte inferior de los secretos, donde se hallan las costillas que contienen los mecanismos de la transmisión de notas, fue desmontada íntegramente con objeto de sustituir todas y cada una de las almohadillas que empujan las válvulas de los canales de registro. Este trabajo fue realizado con el debido esmero y detenimiento con objeto de garantizar el mayor rendimiento del órgano. Por este motivo, esta parte del instrumento fue desmontada y trasladada a nuestro taller con objeto de proceder al recuento de almohadillas y demás elementos que debían ser sustituidos para su renovación. Durante el transcurso de los trabajos, se limpiaron y se verificaron el resto de los componentes, y se sustituyeron asimismo todas las tuercas de cuero destinadas al ajuste de los mecanismos. Si bien la transmisión de registros presentaba menos problemas que la de notas, se realizó una limpieza a fondo, se verificaron los tubulares y al cambio sus respectivas almohadillas y demás piezas para su regulación. En el caso de la tapas de los canales de registro, las mismas fueron guarnecidas con piel nueva de primera calidad para evitar las disipaciones de aire.

 

En cuanto al funcionamiento de la máquina neumática, cabe destacar que también era deficiente. Se desmontó completamente con objeto de revisar y comprobar el estado de sus componentes, y se procedió a la sustitución de la piel de todas las palancas neumáticas. Asimismo se limpió a fondo el interior de la consola y posteriormente se efectuó un ajuste general tanto de los elementos neumáticos como sus conexiones, sustituyendo también las tuercas de cuero y demás elementos que lo requerían. Una vez restaurados en su integridad los componentes neumáticos, se volvieron sus respectivas partes en el interior del órgano y en la consola para realizar el ajuste de los mismos, revisando y regulando en dicho proceso el comportamiento de los teclados manuales, pedalero, pisas de acoplamiento, pulsadores de registro, etc.


La fuellería  no presenta problemas graves de escapes de aire, a pesar de que las partes de piel se encontraban deterioradas por motivo de su envejecimiento y la inevitable fatiga causada por el uso cotidiano a lo largo de tantos años. No obstante, dado el estado de las pieles, era previsible que a corto plazo surgieran pequeñas grietas en los pliegues que irán aumentando paulatinamente. Por ello, consideramos conveniente el desmontaje del fuelle depósito y los quita-golpes con objeto de restaurarlos y sustituir el guarnecido de piel y el revestimiento de papel. En dicho proceso se utilizó piel baldés y papel de primera calidad, y todas sus partes fueron se encoladas con la tradicional cola fuerte de origen animal. El moto-ventilador que suministraba el aire era antiguo y ruidoso, y además su rendimiento era limitado. Por este motivo, consideramos la necesidad de cambiarlo por uno nuevo de mayores prestaciones, menos ruidoso, y colocado dentro de una caja insonorizadora. Dicha caja, además de reducir el nivel de ruido producido, lleva incorporados filtros antipolvo, de forma que el aire suministrado al interior del órgano entra completamente limpio y depurado. De esta manera se evita que la suciedad del entorno penetre en los fuelles y secretos.

 

Tanto la tubería de metal como la de madera no fue restaurada. Su estado de conservación era bastante aceptable, salvo la tubería añadida en alguna de las reformas efectuadas en Alemania con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial, de una calidad muy inferior. En este caso nos limitamos a limpiarla cuidadosamente, y reparar aquellos  desperfectos más indispensables que permitieran proceder de una manera razonable a su calibración y afinación.