© 2016-2019 por J. Sergio del Campo Olaso.

Cantantibus Organis

Un lema adecuado a los propósitos de un gran proyecto

Si bien hasta la fecha nuestra actividad ha estado centrada principalmente en proyectos de restauración, es nuestro deseo dedicar también nuestra atención a la construcción de órganos completamente nuevos. Para ello, y como punto de partida, iniciamos esta nueva actividad presentando nuestro proyecto Cantantibus Organis, enfocado a la construcción personalizada de órganos positivos.

 

La frase, Cantantibus Organis, que a modo de lema ha servido como fuente de inspiración y motivación para nuestro proyecto, procede de la antífona de las II Vísperas de Santa Cecilia con la música: «Cantantibus organis, Caecilia virgo in corde suo soli Domino decantabat, dicens: fiat, Domine, cor meum et corpus meum inmaculatum, ut non confundar», en cuyo contexto suele traducirse habitualmente como: «A los sones del órgano, Cecilia en su corazón sólo cantaba a Dios, diciendo: haz, Señor, mi corazón y mi cuerpo inmaculados para que no sea confundida».

 

No se sabe muy bien por qué Santa Cecilia fue designada patrona de la Academia de Música creada en Roma en 1584 bajo los auspicios del Papa Sixto V, patrocinio que fue extendido posteriormente por todo el orbe católico. Lo cierto es que su figura suele ser representada habitualmente tocando un órgano —en su versión de portativo o positivo— y con una mirada hacia arriba que denota la elevación de su música en alabanza a Dios. Tanto esta iconografía como el mismo texto de la antífona han suscitado multitud de interpretaciones a la hora de traducir el texto del latín. Realmente sorprende que una frase tan corta como Cantantibus Organis, haya dado pie a tantas traducciones, como por ejemplo: tocando el órgano..., a los sones del órgano..., al son de los órganos..., mientras sonaban los instrumentos..., mientras sonaba la música..., mientras los músicos tocaban..., en medio del concierto de los instrumentos..., etc.

 

Por supuesto que no es nuestra intención discutir si con anterioridad a la fecha de fundación de la Academia de Música de Roma, Santa Cecilia tuvo relación directa con la música y con el órgano, ni buscamos sentar las bases que confirmen si la cuestión de la música estuvo relacionada con su martirio o con su boda. Tampoco pretendemos valorar si el uso de la palabra «organis» es para referirse a instrumentos músicos o a los instrumentos de tortura utilizados en el martirio de la Santa, ni justificar la versión supuestamente errónea de los antiguos copistas monacales, al haber sustituido la frase «candentibus organis...» por la de «cantantibus organis...» a través del término «canentibus», que es sinónimo de «cantantibus». De un modo u otro, la imagen de Santa Cecilia tocando un órgano sigue siendo sugerente y muy significativa en nuestra cultura musical. Y es nuestra ilusión que los órganos que vayamos construyendo sigan sirviendo como medio de elevación a través de la música tanto «al son de los órganos» como «en medio del concierto de los instrumentos».

Descripción del proyecto 

Sonido y diseño al servicio del arte

El proyecto Cantantibus Organis está orientado al diseño y construcción de órganos positivos de arca que ofrezcan una amplia gama de posibilidades. El planteamiento está basado en un diseño modular que permite combinar las ventajas de la estandarización con los de la personalización del instrumento, y satisfacer las diferentes necesidades del cliente. Con ello se ofrece una mayor flexibilidad de diseño a la hora de definir las características del instrumento de acuerdo con las preferencias del usuario, con la particularidad de que sus principales componentes (mueble, secreto, tubería, transmisiones, etc.) serán desmontables y reorganizables a través de módulos bien definidos sin tener que modificar el resto del diseño, incluso con la posibilidad de que los módulos puedan ser reutilizados al generar un nuevo órgano cuyas características difieran de aquellas para las que fueron concebidos anteriormente. Un buen diseño es la mejor expresión de la esencia de un instrumento cuya creación no solo obedece a su estética, sino también a sus aspectos funcionales. Por ello la propuesta está encaminada a ofrecer un órgano positivo visualmente elegante, pero que cumpla asimismo con las exigencias prácticas más variadas.

 

La disposición de registros de los modelos a construir puede ser variable en una amplia gama de posibilidades comprendida entre dos y cinco juegos, tanto enteros como partidos en bajos y tiples, o de sólo media mano. Como punto de partida, nuestro planteamiento está basado en un órgano positivo de tres juegos enteros destinado a cubrir fundamentalmente las necesidades más básicas requeridas como bajo continuo. Se diseña con todo detalle para ofrecer un instrumento de alta calidad, fácilmente transportable y con una tubería totalmente accesible para su eficaz afinación. Su construcción responde a criterios historicistas sin renunciar a los avances y la versatilidad que requieren los grupos actuales de música antigua. Su diseño exterior está basado en motivos geométricos extraídos de ejemplares del mobiliario renacentista y barroco. El acabado del mueble puede ser a madera vista o bien policromada con la aplicación de diferentes colores jaspeados de sorprendentes efectos.

Estructura del instrumento

El cuerpo principal del órgano que contiene el secreto, la tubería, el teclado y la transmisión de registros descansa sobre el basamento, donde se encuentran alojados el moto-ventilador, el fuelle depósito y el porta-vientos que conduce el aire hacia el secreto. El sistema de alimentación es estable en su totalidad y está capacitado para suministrar en todo momento el aire necesario a los registros sin caídas de presión. El moto-ventilador es el más silencioso del mercado, ideal para grabaciones.

Teclado abatible y desplazable

El teclado es abatible y se desplaza en sentido longitudinal para transponer el tono. Tanto el desplazamiento como el abatimiento se realizan sobre un eje de acero calibrado, de modo que el teclado queda recogido y fijado dentro de su tapa cuando el órgano es cerrado para su transporte.

Tubería y registros

En comparación con otros órganos de su misma categoría, se ha optado por una talla de tubería notablemente más ancha para garantizar la robustez del sonido. Con sus tres registros (8’, 4’, 2’), este órgano está capacitado para proporcionar una excelente base armónica, incluso dentro de conjuntos nutridos, como una orquesta barroca junto con un grupo vocal.

Diapasón y temperamento

La posibilidad de modificar de diapasón y de aplicar cualquier temperamento de manera sencilla y rápida permite al ejecutante tocar en el tono que desee para una interpretación con criterios historicistas: desde los 392 Hz. para la música barroca francesa, pasando por los estándares actuales de 415 ó 440 Hz., los 466 Hz. tanto para la música de Claudio Monteverdi como la de otros compositores venecianos y alemanes, o tan alto como 494 Hz. Asimismo cabría la posibilidad de aplicar otros diapasones no recogidos por la International Organization for Standardization (ISO 16:1975), como por ejemplo 430 Hz., tan difundido entre los intérpretes del período clásico, principalmente el repertorio de Mozart y Haydn.

Fácil manipulación

El órgano puede ser manipulado fácilmente por dos personas. Lleva incorporadas cuatro ruedas para su desplazamiento tanto en el escenario como dentro de un mismo local. Para su cómodo traslado de un lugar a otro, el instrumento está dividido en dos partes (cuerpo principal y basamento) acoplables entre sí sobre la línea que separa el friso inferior que define el propio basamento y los paneles centrales del cuerpo principal. Este último cuerpo está rematado en su parte superior por otro friso similar al del basamento en el que el teclado queda integrado de la forma más lograda.

Afinación y mantenimiento

La accesibilidad es total tanto a las partes de la mecánica como a la tubería. Gracias al esmerado diseño, es posible llegar a alcanzar con facilidad todos los tubos del órgano sin la necesidad de tener que quitar otros tubos o elementos que pudieran interrumpir la manipulación de sus inmediatos. De esta manera, el proceso de afinación del instrumento puede realizarse cómodamente y en un breve espacio de tiempo.

Ficha técnica

Excelente instrumento de acompañamiento como bajo continuo.

Dimensiones: 1085 mm. x 1395 mm. x 710 mm. (altura x anchura x fondo).

Peso: 190 Kg.

Teclado de 54 notas de extensión desplazable y abatible.

A4 392, 415, 440, 466 y 494 Hz. Diapasones correlativos al tono A4 440 Hz. adoptado por la International Organization for Standardization (ISO 16:1975). Posibilidad de aplicar otros diapasones diferentes.

Registros 8’, 4’ y 2’.

Bordón de 8’ enteramente construido en madera, de armonización cálida y corpulenta, ideal como base sonora del instrumento.

Registros de 4’ y 2’ de talla principal y tubería de metal, a excepción de los bajos del 4’, que son tapados de madera, similares a los del Bordón 8’.

 








 

 





 

 


Tubería de metal provista de casquillos deslizantes para su afinación.

Combinación de todos los registros limpia y transparente.

Sonido de órgano genuino e insustituible tanto en solitario como dentro de un conjunto instrumental o vocal.

Diseño elegante basado en motivos geométricos típicos del mobiliario renacentista y del barroco.

Acabados: a madera vista o policromado.

Moto-ventilador silencioso integrado en el instrumento. Ideal para grabaciones.

Accesibilidad a toda la tubería y resto de componentes del órgano.

Fácil mantenimiento.

Tiempo estimado para su afinación: 45 min.